sábado, 7 de marzo de 2009

Cervecería E'lotro 4 - Cuatro Esquinas 3

En el fútbol se conjuran varios elementos a raíz de los cuales, según sea su disposición y su importancia dentro de uno u otro club, se traduce en lo que llamamos un estilo futbolístico que caracteriza a un equipo, un país, una Liga… Anoche, en el pabellón grande de Elviña, dos elementos indispensables de este deporte se posicionaron en extremos opuestos. Cuatro Esquinas y Cervecería E'lotro se olvidaron de las defensas, se limitaron a golpear y contragolpear ofensivamente y el fútbol, quizás no el más completo, rozó un punto sublime de emoción, de puro sentimiento, de auténtico arte.

El resultado final ya habla por sí solo. El 4-3, resuelto en los últimos minutos, fue la firma de una oda al fútbol que naranjas y "verdes" entonaron sobre la pista. Y es que, los cuarenta minutos casi al completo fueron un auténtico recital ofensivo, donde pudimos comprobar que tanto uno y otro quisieron dejarse la camiseta, la piel, una porción de su corazón. Y como las mejores obras, no pudo representarse en otro lugar mejor que el monumental de Elviña, escenario emblemático de grandes noches de fútbol, capaz de recoger la mejor y la peor cartelera.

Anoche ganó E'lotro, justificando su más que merecido campeonato, y sucumbió, de nuevo el 4 esquinas, pero dando una imagen de equipo bregador y batallador que su mister esperaba.

Los mejores actores del Memorial se dieron cita en este recital. Los Alex, Dani, Adri, "Fiz" y compañía entonaron sus versos con lo que mejor saben hacer. El gol fue su énfasis, su presencia una bendición. El planteamiento del partido se alejó de las pizarras, de los elementos tácticos, de las jugadas de estrategia. Fue como si Puentes y Manu colocaran los pantalones cortos y entregaran un balón a niños de seis años. A jugar, sin más. Y jugaron sin orden, sin coherencia, como un plan o una cita improvisada, que son las que acaban siendo las mejores.

Si se esbozó un guión previo para este encuentro, 4 Esquinas y E'lotro debieron quedarse en el índice en su lectura. Repasaron lo esencial, salir a ganar, y bajo este contexto se desarrolló una de las mejores noches que se recuerdan en los aledaños del Elviña. Bajo este panorama, uno se pregunta si el fútbol que queremos ver y disfrutar debe ser este. El dictaminado por el desorden, el desconcierto, la incoherencia. Como reza una frase del célebre Ortega y Gasset, “la belleza que atrae, rara vez coincide con la belleza que enamora”. El fútbol de anoche le dio la espalda a la estrategia y la táctica, y triunfó.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Vivo con tu madre... en un castillo...

fiz dijo...

creo q voy a llorar....

Anónimo dijo...

Es lamentable que se coseche los mismos resultados con 8 jugadores que con 5.

JoSe dijo...

para nosotros perder es facil, seamos 5,8,34,63,97,102,274,367,418....

JoSe dijo...

si quereis pongo más números

Mikainas dijo...

Menuda paja mental

ñaca dijo...

ACTUALIZACION¡¡¡